miércoles, 9 de enero de 2013

Intervención de la CSUM en mitin en Ciudad Mendoza


Compañeras y compañeros trabajadores de la ex Compañía Industrial Veracruzana, agradecemos fraternalmente la invitación que le han hecho a la Coordinadora Sindical Unitaria de México para participar en este acto de gran simbolismo para la clase obrera de nuestro país.

Un día como hoy, pero de hace 106 años en esta región tuvo lugar el punto culminante de una confrontación clasista de proporciones nacionales. Aquí donde se asentaban varias fábricas textileras que concentraron una población trabajadora tan importante que cualquier movimiento de descontento social no sólo no podía pasar desapercibido en el país, sino que, incluso tenía profundas repercusiones, las condiciones laborales inhumanas a la que estaban sometidos los trabajadores y sus familias evidenciaban la política laboral del régimen porfirista.

La jornada huelguística tenía ya varios días y los trabajadores tenían esperanzas en que el presidente Díaz emitiría un laudo favorable para ellos, esto no ocurrió, el gobierno del dictador dictó el laudo favorable a los patrones, y encima de ello mandó el ejército y la policía contra los huelguistas. Esta jornada pasa a la historia patria como un antecedente inmediato para la Revolución Mexicana, la jornada del 7 de enero de 1907 de Río Blanco se convierten en un símbolo para las luchas obreras venideras; el Artículo 123 Constitucional y su Ley Reglamentaria promulgadas al término del conflicto armada se escribieron con la sangre de todos esos mártires, hombres y mujeres que decidieron luchar contra el despotismo de los patrones y el gobierno.

Clase contra clase, así se construyó ese capítulo heroico de la clase obrera mexicana.
¡Este 7 de enero, fecha trágica y heroica para la clase obrera de esta región que vio correr la sangre de sus mejores hijos, estamos presentes en este acto independiente organizado por los trabajadores de la ex civsa, para recordarles –no como una celebración, no como un festejo y menos como una pasarela de precandidatos– que las tiranías caen bajo el peso de la lucha de clases, y cayó Porfirio Díaz!

Ayer, la huelga no era un obsequio de los patrones y el porfirismo, era el arma más efectiva para luchar contra las injusticias en la fábrica y contra la tiranía; hoy, la Reforma Laboral nos quiere hacer creer que la huelga es una concesión de los monopolios y el gobierno para la cual los trabajadores deben cumplir ciertas formalidades legales.

El Congreso ha reformado la Ley Federal del Trabajo en un sentido contrario a nuestros intereses como trabajadores, todos los partidos políticos representados ahí aprobaron la Reforma Laboral, las diferencias de forma no alteraron el fondo profundamente anti obrero de la misma.

Nosotros, los trabajadores sólo tenemos una ventaja para hacer valer nuestra fuerza: la cantidad!!! Somos muchos, somos cientos, somos miles, somos millones. Pero esta ventaja sólo podrá darse si actuamos unidos como un solo hombre, si golpeamos como un solo puño; si actuamos con independencia de clase, sin partidos políticos electorales que sólo llevan agua a su molino, sin la mano de los patrones dentro de los sindicatos, sin la supuesta tutela del gobierno; si elevamos nuestras demandas laborales y económicas, buscando la transformación de la sociedad para acabar con la propiedad privada de los medios de producción.

¡Lucha obrera y organización sindical clasista, desde abajo, en los centros de trabajo, para barrer a los sindicatos charros y neocharros, para acabar con los contratos de protección, para echar abajo la Reforma Laboral, para la transformación radical de la sociedad!

Ahora mismo volteen la vista hacia el acto oficial en el municipio de Río Blanco, ahí está la farsa oficial; los nombres de José Neira, de Manuel Avila, de Porfirio Meneses, de Anastasio Guerrero, de Juan Olivares, de José Rumbia, de Samuel Ramírez, de mujeres como Dolores Larios, Carmen Cruz, Isabel Díaz y Lucrecia Tóriz, del Gran Círculo de Obreros Libres, son usados para encubrir una verdad dolorosa para los trabajadores y sus familias: las conquistas que costaron sangre, que costaron las vidas de tantos trabajadores ya no existen. Precandidatos saltan y se empujan por quedar más cerca del buenazo en turno, para salir en la foto y asegurar un puesto para ponerse al servicio de los monopolios que los patrocinan.

Los Mártires de Río Blanco nos mostraron el camino y nos dieron las armas para la lucha: para rebelarnos contra la Reforma Laboral debemos empujar la organización en cada centro de trabajo. Para luchar contra la aplicación de la Reforma Laboral debemos prepararnos para la huelga en cada fábrica, en cada almacén, en cada bodega, en cada departamento, en cada línea de producción y, en los barrios obreros las familias deben actuar en consecuencia.

¡Si no sacamos lecciones de este capítulo trágico para la clase obrera, seguiremos cometiendo errores que nos mantendrán postrados ante el poderoso. La muerte de los Mártires de Río Blanco habrá sido en vano!


La Coordinadora Sindical Unitaria de México aporta a esta alternativa todo su esfuerzo, modesto si se quiere, pero decidido, y decididos a conquistar un lugar entre la clase obrera, entre los trabajadores, convenciendo con nuestras ideas de lo correcto del camino que ya otros anduvieron en la historia.

Reconocemos el aporte del ejemplo que todos ustedes compañeros trabajadores, compañeros jubilados, compañeras trabajadoras, compañeras viudas de la ex Compañía Industrial Veracruzana han dado para la construcción de esta alternativa. Más de veinte años después de aquella huelga justa contra el despotismo de la patronal, de la represión, de la persecución y la calumnia, resistir unidos, sin rendirse y sin venderse, sin escuchar el canto de las sirenas de los partidos electorales que cada tres o seis años buscan a la clase obrera para encumbrarse y después nos desprecian y nos ignoran, y ahora dándose cuenta de que el gobierno estatal o federal sólo nos usa de relleno para sus actos oficiales, realizan este acto no como pasarela preelectoral, sino como muestra del espíritu de lucha inclaudicable. Ese ejemplo que ustedes dan a los trabajadores de Veracruz y de todo el país es la continuación de aquel heroico episodio; esta tierra sigue nutriendo de valientes la lucha de la clase obrera en México.

¡LA HUELGA ES NUESTRA PRINCIPAL ARMA, LA ORGANIZACIÓN NUESTRA TAREA!
¡A rebelarnos contra la Reforma Laboral!
¡A luchar contra el poder de los monopolios!
Gracias y adelante compañeros!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada