miércoles, 4 de mayo de 2011

El grito de dolor de un poeta se transforma en marcha del silencio

El hijo del poeta Javier Sicilia fue asesinado por un Cártel junto a otras cinco personas. Bajo el lema de "estamos hasta la madre", la expresión más mexicana para manifestar hartazgo, contingentes de distintas partes del país se unirán a la convocatoria.

El grito de dolor del poeta Javier Sicilia por el asesinato de su hijo se convertirá a partir de mañana en una marcha del silencio por la paz en México.

La manifestación partirá de la ciudad de Cuernavaca y desembocará, 88 kilómetros y cuatro días después, en un gran acto el domingo en la Plaza del Zócalo, en el corazón de la Ciudad de México.

Bajo el lema de "estamos hasta la madre", la expresión más mexicana para manifestar hartazgo, contingentes de distintas partes del país se unirán a la convocatoria, desde grupos de defensa de los migrantes hasta el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

"Quien nos unifica es un poeta, un luchador social, y en ello radica su fuerza moral, su fuerza ética", dijo a dpa Rocato Bablot, uno de los organizadores.

Algunos caminarán junto con Sicilia desde Cuernavaca, haciendo tres escalas. Otros participarán en actos en sus ciudades para repudiar la violencia, la impunidad y la colusión de policías y autoridades con el crimen organizado, que ha dejado unos 40.000 muertos en cuatro años.

"Esperamos que cuando menos alguien empiece a considerar que se tienen que hacer cosas importantes a nivel institucional, político, social. Que no pueden seguir con esta guerra así como se está llevando", afirmó Bablot.

En unas 35 ciudades mexicanas y 25 extranjeras, desde el norteño estado de Coahuila al sureño estado de Chiapas, Francfórt o Berlín, familiares de víctimas, ciudadanos y organizaciones civiles harán marchas o muestras de apoyo.

"Necesitamos una cura de silencio, hay ruido, discurso vacío por todos lados", expresó Sicilia.

Pero él no ha callado desde el 28 de abril, cuando recibió la noticia del asesinato de su hijo. Juan Francisco, un estudiante de 24 años, había salido a un bar con unos amigos y apareció muerto la mañana siguiente por asfixia, con otras seis personas, en un coche abandonado.

El asesinato múltiple se atribuye al Cártel del Pacífico Sur (CPS) y se presume que fue un arreglo con un policía que había participado en un asalto a dos de las víctimas y que fue reconocido.

"Esta línea de investigación apunta al hecho de que, unos días antes, dos de los muchachos que fueron sacrificados, ninguno de ellos hijo del poeta Sicilia, fueron asaltados por unas personas en la presencia de un policía del estado de Morelos", dijo el abogado del escritor, Julio Hernández, a W Radio.

"Al parecer fue reconocido por los muchachos y ellos le dijeron que iban a denunciarlo".

Según Bablot, que ha acompañando a Sicilia en los preparativos, las expectativas de participación en la marcha son "amplias", aunque los organizadores no saben cuánta gente hará suya la convocatoria.

"Por todos lados recibimos información de contingentes que vienen desde distintas ciudades, hay una gran organización de jóvenes universitarios, algunos hasta lo harán en bicicleta.

Antes ya se habían organizado dos "megamarchas" contra la inseguridad en México con otras historias de dolor detrás, y poco ha cambiado.

Algunos de los participantes de entonces, como los empresarios Alejandro Martí y Nelson Vargas, que sufrieron el asesinato y secuestro de hijos adolescentes, han tomado distancia del llamado de Sicilia.

Sin embargo, el escritor dice que vale la pena. "Si no nos unimos, no vamos a detener la cadena de horror", expresó. "Cuarenta mil muertos son demasiados. Esperamos que la clase política entienda que la marcha refleja que son familias rotas y que sus vidas no serán las mismas.

En medio de los reclamos de un cambio de estrategia, el presidente Calderón ha pedido que el "ya basta" de la sociedad civil se dirija a las organizaciones criminales, en lugar de a las autoridades encargarlas de doblegarlas.

Según el portavoz de seguridad nacional, Alejandro Poiré, "es la competencia homicida entre delincuentes la que detona la violencia. Y el freno a la violencia pasa por debilitar a esas organizaciones, no por dejarlas actuar en la impunidad".

Para Bablot, la marcha es "por la paz, la justicia y la dignidad y no está en sí dirigida contra el gobierno en un sentido estricto", aunque muchos de los reclamos sean para las autoridades y pueda haber una radicalización de algunos sectores.

"Estamos llamando a una marcha pacífica, silenciosa, tomando todas las medidas para que siga en esos cauces", indicó. "Es un llamado para tratar de decirle a la población que tenemos que hacer algo para no seguir viviendo de la manera en que vivimos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada