jueves, 7 de julio de 2011

Preocupa a la ONU que funcionarios de México violen los derechos humanos

Bertha Becerra / El Sol de México
Navi Pillay, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Ciudad de México.- Los derechos humanos son el camino, no el obstáculo, para fortalecer el Estado y asegurar que prevalezca el Estado de Derecho, afirmó la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay.
 
En la residencia oficial de Los Pinos, ante el presidente Felipe Calderón, la funcionaria de la ONU manifestó: "Veo con preocupación los presentes informes sobre violaciones a los derechos humanos atribuidos a agentes del Estado en esta lucha contra el crimen organizado".
 
Y exhortó a las autoridades a asegurarse de que haya una investigación plena de todos estos sucesos que deberían ser tratados y manejados en los tribunales civiles, independientemente de quien haya sido el perpetrador.
 
Advirtió: "Seguiré muy de cerca el debate legislativo sobre los cambios propuestos en el ámbito del fuero militar. Y espero que el Congreso considere modificaciones que ampliarán la protección en contra de las violaciones humanas".
 
Al presidente Calderón le dijo que los compromisos que lleva a cabo con los representantes de la sociedad civil, enfatizan que debe dar una alta prioridad a los derechos de las víctimas en dichos diálogos.
 
Se dijo "particularmente preocupada" con el cumplimiento de las víctimas en relación con la seguridad, justicia y reparación".
 
Comentó estar sumamente impresionada por la dedicación de la sociedad civil mexicana, "y aplaudo especialmente sus esfuerzos particulares como también el de los movimientos sociales que con gran riesgo personal apoyan al tratar de ayudar la situación de los derechos humanos en México".

Y en respuesta al presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín de que "en México tenemos un dicho popular: "los trapos sucios se lavan en casa", con lo que queremos decir que los defectos no se deben ventilar frente a las visitas", la Alta Comisionada, dijo:

"Puedo decirles que ningún país en el mundo tiene ropa limpia en estos momentos. Pero aquí en México, veo grandes esfuerzos, compromisos y voluntad política para mantener un registro limpio en el ámbito de los derechos humanos".
 
Además, manifestó que "constantemente nosotros tomamos el ejemplo de México en nuestro trabajo en otras partes del mundo, particularmente la metodología de evaluación de los derechos humanos; el desarrollo de indicadores de derechos humanos; los estudios locales y planes de acción que han cambiado la forma en que son comprendidos y cómo se ponen en práctica".

Sostuvo que el ejemplo de México muestra que los derechos humanos no son un aspecto separado ni un apéndice al Programa de Gobierno, son parte y paquete de todo sector y de todo aspecto del trabajo gubernamental.
 
Enfatizó que si bien se reconocen los esfuerzos continuos y los avances hacia la consolidación democrática y en la creación de una agenda sobre los derechos humanos, la señora Pillay dijo:
 
"Estoy consciente de los grandes retos que enfrenta el Gobierno mexicano en relación con las redes del crimen organizado, y también para las personas que viven en este país y de su compromiso de brindar paz y seguridad a su país".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada