domingo, 28 de julio de 2013

LA REFORMA LABORAL Y EL REGRESO A LOS TIEMPOS DE DON PORFIRIO.

Pancho Rojo

¿Debe la clase obrera renunciar a defenderse contra las usurpaciones del capital y cejar en sus esfuerzos para aprovechar todas las posibilidades que se le ofrezcan para mejorar su situación? Si lo hiciese, veríase degradada en una masa uniforme de hombres desgraciados y quebrantados, sin salvación posible. Si cediese cobardemente, se descalificaría para emprender movimientos de mayor envergadura. Debe comprender que el sistema actual, aun con todas las miserias que vuelca sobre ella, engendra simultáneamente las condiciones materiales y las formas sociales necesarias para la reconstrucción económica de la sociedad. Deberá inscribir en su bandera esta consigna revolucionaria: “¡abolición del sistema del trabajo asalariado!”.   Carlos Marx, Salario, precio y ganancia.

El pasado 31 de noviembre del 2012 el gobierno de Calderón publico en el diario oficial de la federación las modificaciones a la Ley Federal del Trabajo, que por decirlo de algún modo vienen a ser la culminación de una serie de intentos de modificación que durante décadas se venían fraguando en las oficinas de los altos ejecutivos de las grandes empresas, monopolios y organismos económicos internacionales. Los más contentos con estas modificaciones a la ley laboral en nuestro país por supuesto son los grandes burgueses que ahora podrán extraer hasta la última gota del sudor del trabajador. A pesar de la magnitud del ataque todavía más increíble resulto la nula oposición de aquellos dirigentes sindicales que se reclaman opositores, ni que hablar sobre aquellos dirigentes de centrales sindicales charras que fueron fervientes impulsores de las modificaciones. La clase trabajadora necesita hacer una limpieza completa de sus organizaciones si no quiere seguir viendo como sus derechos y su salario se desvanece entre sus manos. A continuación presentamos algunos datos de abogados, economistas e investigadores para poder entender un poco mejor en que consiste dicha reforma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada