sábado, 16 de abril de 2011

CALDERON, EL PELELE DEL IMPERIALISMO

Los militares encubiertos y policías de la DEA que participan en territorio de México, no solo violan la soberanía nacional, es un claro intervencionismo imperialista en nuestro país desde luego esto no es nuevo, La naturaleza misma de los Estados Unidos de Norteamérica es injerencista y trae malos presagios.

Para entender el actuar de los vecinos del norte, habría que estudiar las 176 tentativas de despojo, agravios e invasiones padecidas por nuestro país, hasta 1848, de los gobiernos y el pueblo norteamericano. Habría que revisar el libro de EUA Documentos de su Historia Socioeconómica, autor: Ángela Moyano Pahissa y Jesús Velasco. Y del libro “Las invasiones norteamericanas en México” del autor Gastón García Cantú de la editora impreso precisamente por la SEP en el año de 1986.

Al imperialismo norteamericano siempre la ha convenido la división interna en nuestro país, “Rápido y furioso” (Fast and furious) solo es una pequeña prueba de las operaciones de enviar y vender armas al interior del país, y de que los gringos siempre las han enviado no es nuevo.

Las últimas declaraciones del mandatario de Estados Unidos Barak Obama y las vociferadas por Carlos Pascual, embajador de ese país en México, demuestran el injerencismo a la soberanía nacional y una falta de respeto al pueblo de México.

Las armas ingresadas al país sirven a la delincuencia organizada que defiende con ahínco el impulso al narcotráfico y a la defensa de su territorio. Inclusive en algunas entidades la delincuencia se ha infiltrado en el interior de las instituciones de gobierno, terminando en un total amasiato en donde el poder político y económico se han fundido en uno solo.

Los representantes del imperio Yanqui hoy intervienen en territorio mexicano, por encima de las leyes nacionales, no necesitan utilizar artillería pesada como la enviada a Libia, solo necesita enviar armas (por abajo del agua) a los carteles de la droga y además volar con sus aviones el espacio aéreo de nuestro territorio.

Cabe recordar que la última intervención armada de los gringos a nuestro país tuvo lugar en 19l6, si bien hubo después agresiones menores, a partir de entonces se inicia el retorno de los medios políticos y económicos de la penetración pacifica, uno de los medios más eficaces de los medios es el ideológico. Pero no hay que perder de vista el factor de vendernos armas para que las utilicemos en contra de nosotros mismos.

El actual gobierno de Felipe Calderón no solo es lacayo del imperialismo norteamericano, también se demuestra débil y ante esa debilidad es un títere de los designios de los norteamericanos, que por cierto están en su mejor momento bélico. La guerra estúpida de Calderón en contra del narcotráfico y la expresión furiosa de la delincuencia organizada, irracional por ambos lados, la celebra el gobierno de Washington. Mientras los gringos tienen un discurso en contra del narco, por otro lado envía armamento, tecnología y adiestramientos a los militares de México, pero además por el otro lado a los delincuentes los apapacha equipándolos con armas de alto poder.

Los imperialistas de todo esto tienen un pretexto para que el pueblo mexicano no se quite el yugo de los neoliberales, de sus opresores… manipulan a las grandes televisoras, a los monopolios de comunicación y con esto sojuzgan la inteligencia del pueblo de México…

No es extraño que la delincuencia organizada, zeta, equis, la familia o llámese como se llame, se conviertan en brazos ejecutores de un movimiento de liberación nacional, en algunas entidades federativas ya inicio este proceso.

PROFESOR VLADIMIR GODOY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada