jueves, 12 de septiembre de 2013

LA SALUD COMO PROPIEDAD PRIVADA Y PRIVILEGIO HISTÓRICO

Esperón Satélite

PRIMERA PARTE

“Hay jóvenes viejos y viejos jóvenes. Estos jóvenes viejos no se preguntan: cuantas viviendas faltan en nuestros países, y a veces ni en su propio país. Hay muchos médicos que no comprenden que la salud se compra y que hay miles, y miles, y miles de hombres y mujeres en américa latina que no pueden comprar la salud.” -Salvador Allende

 Al hablar sobre salud y clases sociales, tenemos que abordar un poco la historia de la medicina, mucho se sabe sobre el origen de la medicina científica y sabemos por ejemplo que el 5 de noviembre de 1895 Wilhelm Konrad Roetgen tras varios experimentos con tubos de rayos catódicos logra accidentalmente el descubrimiento de un nuevo tipo de rayos, y con la ayuda de una mano de su esposa descubre el uso de aquellos rayos totalmente desconocidos hasta entonces y debido al misterio que encerraban decidió nombrarlos: rayos “X”. Este descubrimiento trajo muchos premios a Roetgen y en 1901 fue el primero en hacerse acreedor al premio nobel de Física, pero, paradójicamente no acepto tales honores. Edison le recomendó patentar su invento, pero no aceptó ni reclamo derechos económicos sobre los rayos “X” porque aseguraba que la humanidad lo necesitaría y por ello ponía a su alcance todos esos conocimientos, además sabía con precisión que no era un trabajo que hubiese realizado individualmente, pues era la suma de muchos descubrimientos y proyectos anteriores. Para la mala suerte de nuestro amigo, hoy las maquinas y técnicas que han surgido a través de sus conocimientos están patentadas por empresas que  se apropiaron de dichos descubrimientos; y lo que es aún peor, existen personas que cobran miles de pesos por enseñar los procesos físicos, químicos, etc., de los rayos “X”.

 Pero ¿Qué paso antes de dichos hallazgos? ¿Qué ha tenido que ver la clase social con la salud a través de la historia? Y ¿Cómo es que se convirtieron los descubrimientos médicos, el equipo y los materiales en propiedad privada? No pretendemos abordar a fondo la respuesta a dichas incógnitas, solo trataremos de dar una pequeña interpretación a cada una de ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada