viernes, 23 de agosto de 2013

GUERRERO ENTRE BLOQUEOS, RETENCIONES, APREHENSIONES…


Integrantes de la policía comunitaria en la carretera de Tixtla. Foto: Jessica Torres
Integrantes de la policía comunitaria en la carretera de Tixtla. Foto: Jessica Torres

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Luego de la detención de la coordinadora del grupo de autodefensa de Olinalá, Nestora Salgado García, y 17 guardias comunitarios más, integrantes de la Policía Comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (PC-CRAC) desafiaron a las autoridades al bloquear carreteras y retener a agentes federales y estatales en las regiones Centro y Costa Chica para exigir la liberación de sus compañeros.
Por la mañana, integrantes armados de la PC-CRAC partieron en marcha de Tixtla a la ciudad de Chilpancingo sobre la carretera federal, pero debieron replegarse porque decenas de soldados y policías federales y estatales habían instalado un cerco para impedir el ingreso de los guardias comunitarios, quienes escaparon por el monte para evitar ser detenidos.
Luego, un centenar de normalistas de Ayotzinapa y miembros del magisterio disidente atravesaron unidades de carga pesada para bloquear la carretera que conecta la región Centro y la Montaña a la altura del poblado de Tuxtla.
Horas después se incorporaron al bloqueo carretero los guardias comunitarios que burlaron el cerco policiaco-militar.
En el lugar, los inconformes retuvieron a dos agentes de la Policía Federal (PF) sector Caminos, quienes fueron desarmados y sometidos por los guardias comunitarios.
De manera paralela, otro grupo de la PC-CRAC bloqueó la carretera interestatal Ayutla-Cruz Grande, en la región de la Costa Chica, donde retuvieron y desarmaron a 20 policías municipales, así como a dos comandantes de la Policía Ministerial. Además, se apropiaron de seis vehículos oficiales y 75 armas cortas y largas.
No obstante, el conflicto se tensó aún más en Tixtla, cuando cerca de las 20:00 horas arribó una veintena de policías federales con las armas apuntando hacia los manifestantes y exigiendo a gritos la liberación de sus compañeros retenidos.
Los federales iban acompañados por un centenar de policías estatales con equipo antimotín y soldados armados con fusiles G-3.
Enseguida, los guardias comunitarios se apostaron en los costados de la carretera empuñando sus armas y al frente quedaron los normalistas de Ayotzinapa, quienes empuñaban piedras y palos.
Pese a ello, los agentes federales no dejaban de reprochar a gritos la retención de sus compañeros, advirtiendo que iban a rescatarlos y a desbloquear la vía a fuego y sangre.
Los normalistas y guardias comunitarios no se intimidaron y respondieron coreando consignas relacionadas con el asesinato de dos estudiantes de Ayotzinapa durante el desalojo realizado por policías federales y estatales el 12 de diciembre de 2011 sobre la autopista del Sol, al sur de Chilpancingo.
No obstante, se evitó un enfrentamiento cuando los inconformes aceptaron desbloquear la vía y liberar a los federales retenidos.
Esto, luego de que Ernesto Aguirre, sobrino y asesor del gobernador Ángel Aguirre Rivero, se comunicó vía telefónica con integrantes del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan, quienes se encontraban en el lugar de la protesta, para ofrecer una mesa de negociación este viernes 23 en la residencia oficial Casa Guerrero.
Este acuerdo asumido por la PC-CRAC en Tixtla también obligó al repliegue de los manifestantes en la Costa Chica, quienes no liberaron a los policías retenidos para que este viernes se exponga la demanda de la liberación de las autoridades y guardias comunitarios detenidos.
El gobierno de Aguirre Rivero acusó, a través de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), a Nestora Salgado de secuestrar al síndico priista de Olinalá, Armando Patrón Jiménez, quien fue detenido junto a dos de sus colaboradores el jueves 15, en la región de la Montaña, acusado por la guardia comunitaria de proteger a bandas de abigeato que operan en esa zona.
Por ello, la PGJE integró una averiguación previa en contra del grupo de autodefensa de Olinalá y solicitó una orden de aprehensión en contra de Salgado García, la cual fue obsequiada por la juez segunda de primera instancia, Amelia Gama, y ejecutada ayer.
Nestora Salgado fue trasladada ayer mismo al penal de máxima seguridad de Nayarit.
De manera paralela, cerca de 500 soldados y marinos irrumpieron en la comunidad de El Paraíso, municipio de Ayutla de los Libres, donde liberaron a 39 personas que estaban retenidas por integrantes de la PC-CRAC, entre ellos el síndico priísta de Olinalá y sus colaboradores.
En la misma operación castrense fueron detenidos 17 integrantes de la PC-CRAC en las comunidades de El Paraíso, Ayutla, y en Tlatlauquitepec, municipio de Huamuxtitlán, informó este jueves en Acapulco el procurador Iñaki Blanco.
En respuesta al operativo castrense en contra de los integrantes de la PC-CRAC, una centena de guardias comunitarios y normalistas de Ayotzinapa bloqueó durante casi tres horas, de las 19:00 horas a las 21:40 de ayer, la carretera que conecta la región Centro con la Montaña, a la altura del municipio de Tuxtla, y luego se replegó para organizar un plan de acción que desafío a las autoridades este jueves.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada