jueves, 9 de junio de 2011

“Caravana por la paz, balsa de náufragos”

Fotos: Javier García
El profesor universitario y sobreviviente de la matanza del Jueves de Corpus presentará hoy en el DF su libro 10 de junio: ¡ganamos la calle!

Este 10 de junio se cumplirán 40 años de la matanza del Jueves de Corpus. Ese día 42 jóvenes de los cientos que se manifestaron en el casco de Santo Tomás, en la Ciudad de México, fueron asesinados. Uno de sus líderes y sobrevivientes, Joel Ortega Juárez (Distrito Federal, 1946), recuerda el hecho con doble emoción: la rabia por esos hechos y la convicción de que la lucha se puede ganar.

Colaborador de MILENIO desde hace 11 años, escritor, historiador y profesor universitario, Ortega Juárez presentará hoy a las 19 horas su más reciente publicación, 10 de junio: ¡ganamos la calle!, en el Foro San Ángel (avenida Revolución esquina Madero, colonia San Ángel). Sobre esta obra, la caravana que encabeza Javier Sicilia y la supuesta militarización del país, habla en entrevista.
 
¿Qué legado dejó el movimiento estudiantil del 10 de junio

¡Ganamos la calle! El derecho a manifestarnos libremente. Hoy no hay muertos en las manifestaciones. Antes llegaba el Ejército o la policía y te mataba. Nosotros perdimos a 42 compañeros, pero seguimos luchando.
 
¿Qué opina de los actuales movimientos sociales?
 
La diferencia entre los movimientos sociales de los años 60 y 70 y los de hoy es la autonomía. Nosotros peleábamos por manifestarnos libremente en las calles, por la democratización de la educación, por una reforma universitaria, por la libertad de los presos políticos...
 
“En la actualidad los movimientos sociales han sido suplantados por la partidocracia. El PRI y el PAN son de derecha. En el PRD sólo falta Carlos Salinas de Gortari. Personas como Manuel Camacho Solís trabajaron en el PRI hasta el final del sexenio de Salinas; ni se diga Marcelo Ebrard (actual jefe de Gobierno del DF). Además de la partidocracia, los movimientos sociales fueron cooptados por la comentocracia, donde un grupo de analistas dicen lo que hay que hacer desde la televisión mexicana.
 
¿Y la caravana por la paz?
 
Es una gran balsa de náufragos que provienen del cardenismo, del lopezobradorismo, del Sindicato Mexicano de Electricistas y la sociedad civil, entre otros, que ven en esta marcha la posibilidad de salvar al país. En esa medida, es buena. Pero está siendo llevada por dirigentes que tienen un discurso católico, y después de que llegue a Ciudad Juárez el movimiento se empezará a apagar, porque empezará a carecer de autonomía.

La caravana exige cambiar la estrategia antinarco, ¿usted qué opina?
Para acabar con la supuesta guerra contra el narcotráfico hay que legalizar las drogas. Todo mundo habla de los cárteles. Nadie de los estadunidenses. Tampoco de las autoridades gringas que permiten el paso de la droga por su frontera.
 
¿Qué opina del papel del Ejército en esta lucha?

Es estúpido. Los abusos contra la gente son evidentes. Tan es así que el propio Felipe Calderón reconoce que 10 por ciento de los 40 mil muertos son víctimas inocentes. El Ejército mexicano está siendo utilizado para labores represivas incalculables.
 
¿Son comparables las políticas represivas de los años 60 y la supuesta militarización del país?
 
No. Soy partidario de ver lo que se ha conquistado. Hoy podemos salir libremente a la calle. Hoy nos podemos manifestar. Hemos logrado muchas cosas. No hay que lloriquear ni ver para atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada