lunes, 22 de octubre de 2012

CRECE OPOSICIÓN A PRESA EL NARANJAL

-Comunidades se organizan mediante asambleas

-"Se comprometen a no vender "ni un centímetro de tierra"

-Recriminan a empresa haber entrado a trabajar sin permiso

-Compras, mediante engaños y prestanombres, acusan

-Hacia el segundo foro estatal sobre presas en el estado
Javier Hernández Alpízar, Zapoapan, Ixtaczoquitlán,Ver.– Las comunidades que se verían afectadas por la construcción de la presa El Naranjal, la más importante de las más de 112 que se tiene proyectado construir en los ríos del estado de Veracruz, están organizándose mediante asambleas comunitarias para impedir que la empresa Agroetanol de Veracruz construya la hidroeléctrica El Naranjal, en donde se juntan los ríos Metlac y Blanco.

La más reciente reunión fue el 6 de septiembre en Zapoapan, donde fueron anfitriones los integrantes de la Unión de Ejidatarios y Comuneros del Valle de Tuxpango (UECVT), quienes al igual que la Tinam ("Timocepanoque Noche Altepeme Macehualme": Unión de Todos los Pueblos Pobres) pertenecen al Frente Nacional de Lucha por el Socialismo. Asimismo participó el comité Defensa Verde Naturaleza para Siempre y llegaron otras personas de comunidades como Amatlán, Cuichapa, Cuxpanapa, El Otate, Barrio de Guadalupe, La Patrona, Trapiche Viejo, Villa Unión, Villa Libertad, La Toma, La Joya, El Fresnal, Nexca, El Naranjal, Cuetzala, Xúchiles, además de la comunidad anfitriona.

En sus intervenciones, amén de informar de las asambleas y actividades locales de organización y oposición activa a la presa El Naranjal, cuyo proyecto afecta a los municipios El Naranjal, Ixtaczoquitlán, Fortín de las Flores, Amatlán, Cuichapa, Cuetzala y Yanga, los integrantes de la oposición a la presa expresaron, como quien tomó la voz por Trapiche Viejo: "No se venderá ni un centímetro de tierra para la presa El Naranjal, ni para ningún otro proyecto que afecte a las comunidades".
Similares palabras expresaron delegados de otras comunidades participantes, como el secretario del comisariado ejidal de El Otate. En algunas asambleas están llegando al compromiso colectivo de no vender la tierra, como una forma de defensa frente a las estrategias de compra de tierras por "coyotes" (prestanombres) mediante engaños, diciendo que son para otros usos y escondiendo que son para la presa, así como los intentos de cooptación de quienes han iniciado la resistencia en sus comunidades, aseguraron.

Han tratado de comprar terrenos por medio de intermediarios , incluso ofreciéndoles la "asesoría" para agilizar los trámites, mencionaron, pero también hay una resistencia de los afectados a perder sus tierras ejidales y comunales, por lo que uno de los moderadores de la asamblea aconsejó: "No presten el sello (de su ejido) a ninguna autoridad, hasta que vean en qué documento lo van a estampar".

Hay una carrera entre quienes se organizan para resistir y los empleados y voceros de la empresa que visitan las comunidades ofreciendo "empleos" y otras "ventajas" del "progreso". Ante ello, en algunas asambleas le han negado la palabra a representantes de la empresa, en respuesta a la falta de información de a las comunidades cuando ellas la solicitaron y a que han entrado a trabajar en lugares como El Sótano, si pedir el permiso de las comunidades incluso en terrenos que aún no han comprado, introduciendo maquinaria para realizar estudios de suelo, mediante perforaciones, a la orilla del río Blanco, para lo cual han abierto brechas tumbando monte y han talado árboles sin permiso, reprocharon las comunidades en resistencia.

Por todo ello, en la asamblea de Zapoapan, comunidades como el Barrio de Guadalupe expresaron que no venderán sus tierras, ni siquiera dejarán que llegue la empresa a sus asambleas "con más mentiras".

Cada quien está realizando acciones de acuerdo a su tradición de comunicación, organización y lucha. Por ejemplo, personas de religión católica, de La Patrona, enviaron una carta (respaldada por más de siete mil firmas que recogieron los integrantes de Defensa Verde Naturaleza para Siempre) al obispo Eduardo Porfirio Patiño Leal, de Córdoba. En respuesta no solamente recibieron una carta del obispo, sino la información de que el prelado promovió una carta firmada por varios obispos de Veracruz, dirigida al gobernador Javier Duarte, con copia para Felipe Calderón, misiva en la cual resumen las inquietudes de las comunidades ante el proyecto de presa hidroeléctrica El Naranjal, la forma en que se ha abierto paso con engaños y las afectaciones a los vecinos en sus ríos, manantiales, tierras, comunidades y en sus derechos. Los obispos piden a la autoridad estatal y a la federal atender a los inconformes y escuchar sus reclamos.
En otro tono, también la anfitriona de la asamblea en Zapoapan, la UECVT, rechazó que se opongan al progreso, como les critica la empresa, pero quieren el progreso para la gente de los pueblos, para lo cual exigen el respeto a su dignidad como personas, pues, el representante de los anfitriones preguntó a los asistentes: ¿A quiénes de ellos la empresa o las autoridades, de todos niveles, les informaron del proyecto? A lo que los presentes negaron que haya habido información y menos consulta de su parecer.

Por el contrario, la UECVT ha ido a Xalapa a pedir información a mediante oficios a las autoridades estatales y federales, pero sistemáticamente no han recibido respuesta o les han negado que exista proyecto alguno (Semarnat), mientras observan a la empresa realizar estudios, perforaciones, tala, apertura de brechas, comprar tierras y pretender comprar más, por medio de "prestanombres" y de "testaferros".

No se les ha consultado, denuncian, pese a que la construcción de la presa El Naranjal implicaría desplazamientos de poblaciones, despojo de sus tierras (como consideran incluso a las compraventas mediante engaños) y la disminución del agua de los ríos intervenidos a un 10% de su caudal, lo cual causaría daños a los ecosistemas, a la flora y la fauna de la región. Además afectaría a los cultivos de todo tipo de frutos, café y recientemente incluso palmas de ornato.

Los opositores a la presa El Naranjal se han contactado ya con los opositores a la presa que está construyendo la empresa Comexhidro en Zongolica, cuyas afectaciones abarcan a los municipios de San Juan Texhuacan, Zongolica y Mixtla de Altamirano. Ambos grupos opositores a las presas han realizado una caravana motorizada para informar a las comunidades que serían afectadas por ambas hidroeléctricas.

Asimismo, han participado en el primer foro sobre las presas en el estado de Veracruz, que se realizó en Xalapa, y asistirán el próximo sábado 10 de septiembre al segundo foro sobre las presas en Veracruz, que se realizará en Zongolica, convocado por Toaltepeyólotl, Defensa Verde Naturaleza para Siempre y la Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (Lavida). De manera que crece la oposición a las presas en comunidades veracruzanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada