jueves, 25 de octubre de 2012

EN MORELOS, EL GOBERNADOR PERREDISTA GRACO RAMIREZ IMPONE SU VOLUNTAD Y REINICIA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA TERMOELÉCTRICA QUE LOS HABITANTES RECHAZAN...


La protesta en contra de la termoeléctrica en Huexca, Yecapixtla, Morelos.
Foto: Especial
MÉXICO, D.F. (apro).- Por segundo día, un operativo de la policía estatal de Morelos, arribó a la comunidad de Huexca, municipio de Yecapixtla, Morelos, para custodiar a empleados de compañías contratistas que preparan el reinicio de la construcción de una termoeléctrica que los habitantes rechazan.
Ayer, al justificar el primer operativo, el gobierno de Morelos, que encabeza desde hace tres semanas el perredista Graco Ramírez Garrido Abreu, aseguró que no se estaban empleando armas de fuego; la presencia policíaca de hoy exhibió armas largas.
Desde las 5:00 horas de hoy, dos patrullas realizaron recorridos entre el plantón que mantienen los habitantes que rechazan la obra y la comunidad, portando armas tipo AR-15. Posteriormente, los uniformados armados se retiraron.
Alrededor de las 7:00 horas, unas 30 camionetas con agentes antimotines y empleados de compañías privadas, cercaron a una veintena de activistas del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua de Morelos, Puebla y Tlaxcala (FPDTAMPT), así como del Centro de Estudios Sociales y Culturales “Antonio de Montesinos” (CAM).
Un empleado gubernamental, a quien se identifica como Marino Martínez, tomó fotografías al rostro de defensores de derechos humanos que se encontraban documentando el operativo policiaco. En tanto, los elementos a su cargo, despojaron a un joven vecino de Huexca de su teléfono celular con el que grababa los hechos.
Marino Martínez, empleado del gobierno estatal, justificó la acción en una supuesta solicitud de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de otorgar garantías para su personal y los trabajadores de las empresas contratistas.
Desde las 7:00 horas y hasta después del mediodía, los policías bloquearon todas las rutas de acceso y salidaa Huexca, como lo hicieron ayer, aunque sólo por unas tres horas.
El bloqueo de los caminos se suspendió ante la llegada del diputado petista Héctor Salazar, quien ingresó al camino que entronca de la carretera Cuautla-Izucar de Matamoros, con Huexca.
Durante el día, se registraron diferentes momentos de presión y hostigamiento de los policías estatales, que inclusive, agredieron con escudos antimotines a fotógrafos que cubrían la situación.
“El fichaje fue cínico”, expresó Gerardo Espino, activista y reportero de un medio alternativo.
Por cuarta ocasión en lo que va de octubre, la asamblea de la comunidad rechazó hoy el inicio de las operaciones y refrendó su disposición al diálogo, a condición de que éste ocurra a partir del retiro de fuerzas policíacas, cese el hostigamiento a activistas y habitantes, así como la mediación del organismo Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz).
La presencia policiaca y los actos de intimidación se mantuvieron a lo largo de la jornada, mientras empleados de empresas contratistas se internaban en el predio donde se proyectó la termoeléctrica, custodiados por policías y guardias de seguridad privada. Trabajadores y policías se retiraron alrededor de las 5:00 de la tarde.
Los trabajadores correspondían a empresas de letrinas móviles, alimentos e iluminación, por lo que se supone preparan el ingreso de un grupo numeroso de trabajadores en los próximos días.
Un visitador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Morelos, sirvió como intermediario para presentar el documento con las 500 firmas que el gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu, asegura, son de habitantes que aceptan la obra.
Los habitantes de la comunidad indígena de Huexca, rechazaron que las firmas fueran de habitantes del lugar, salvo en caso en que la grafía se fotocopió de recibos de programas sociales. Además, localizaron firmas duplicadas.
Ante el representante del ómbudsman estatal exigieron un peritaje del documento.
Apro informó ayer que durante un operativo policiaco las fuerzas estatales habían agredido a un grupo de campesinas de la comunidad indígena de Huexca, en el municipio de Yecapixtla, en una acción que fue asumida por el gobernador Graco Ramírez y sus colaboradores, con el argumento de que la mayor parte de la población en dicha comunidad está a favor de la construcción de la termoeléctrica.
El FPDTAMPT, se ha opuesto desde principios de año a la construcción del Proyecto Integral Morelos (PIM), que consiste en la construcción de un gasoducto de 160 kilómetros de longitud, rodeando el volcán Popocatepetl, que atravesará unas 60 comunidades de Tlaxcala, Puebla y Morelos, para alimentar dos termoeléctricas que se pretenden construir en Huexca, una comunidad indígena del municipio de Yecapixtla.
Ante la falta de consulta pública y el hecho de que, según el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA), el gasoducto tiene un trazo que atravesará por 23 kilómetros de la zona de mayor riesgo volcánico, así como la insustentabilidad y los impactos ambientales en la zona, los habitantes de Huexca decidieron bloquear el camino de acceso a la comunidad a personal y maquinaria que intenten iniciar la construcción de la termoeléctrica.
La queja principal de los manifestantes tiene que ver con la ausencia de información, los engaños y la simulación de diálogo, primero, del gobierno anterior del panista Marco Adame, quien pese a su respaldo al PIM no utilizó la fuerza pública para atacar a la manifestación.
A través de una nueva acción urgente, el CAM exigió al gobernador Graco Ramírez que respete las condiciones del diálogo que ayer por la noche simuló haber aceptado, al retirar a la totalidad de los policías que irrumpieron en el plantón y la comunidad.
“Solicitamos que el estado respete el derecho a la integridad física y psicológica de defensores de derechos humanos, así como del pueblo de Huexca, tal y como lo estipulan los tratados y principios internacionales que forman parte de nuestra Carta Magna”, demandó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada